Para vivir más y mejor llevar una vida saludable es fundamental.

Cuidar de ti y de los tuyos siguiendo estas recomendaciones tendrá un impacto muy positivo en salud.

Cuidados después de la ortodoncia

Cuidados después de la ortodoncia - Vivaz Seguros

Para que no vuelvan a moverse los dientes tras una ortodoncia, deberás utilizar un retenedor

Aunque muchos puedan creer que el tratamiento de ortodoncia finaliza en el momento en el que se extrae el aparato de manera definitiva, lo cierto es que hay que tener presente que, para que el resultado no se revierta, es necesario seguir una serie de medidas posteriores.

Tras una ortodoncia siempre deberíamos fijar o retener los movimientos que hemos conseguido gracias a la ortodoncia, ya que de lo contrario el diente tenderá a moverse hacia su posición de origen.

Por ello, una vez finalizado el tratamiento siempre se recomienda el uso de retenedores, unos dispositivos que se utilizan para fijar los dientes tras la ortodoncia. Esta medida es necesaria para todos los tipos de ortodoncia, desde la fija con brackets hasta la opción removible con Invisalign®.

Existen diferentes tipos de retenedores:

  • Ferulización: se trata de un alambre que se coloca por la cara interna de los dientes. Se aplica de forma fija enganchada a los dientes y normalmente abarca de colmillo a colmillo. Se suele colocar en la arcada inferior y, en ocasiones, en la superior. La posibilidad de colocarla en la arcada superior dependerá de cada caso, ya que por una cuestión de mordida puede no haber espacio suficiente. Por este motivo es muy importante la valoración del facultativo.
  • Placa de retención: es toda una placa transparente que abarca todos los dientes de la cavidad oral. Es removible, por lo que se puede poner y quitar, y está pensada para que se coloque toda la noche durante el sueño.
  • Dispositivo removible inactivo: si se ha realizado una corrección de mordida o de alienación mediante una ortodoncia removible, se sigue utilizando como elemento de retención pero de forma inactiva, sin ejercer fuerza o movimiento.

Los especialistas acostumbran a recomendar un tratamiento combinado de ferulización y placa de retención a modo de fijación nocturna. De este modo, si alguno de estos sistemas de retención fracasa, tenemos el otro a modo de seguridad hasta que el dentista lo detecte en una de las revisiones en clínica.

Contar con un seguro médico dental que te asesore antes, durante y después de la ortodoncia, será de gran ayuda en todo el proceso.

desde
13'
95 €/mes
Con copago
2 meses gratis Me interesa