Para vivir más y mejor llevar una vida saludable es fundamental.

Cuidar de ti y de los tuyos siguiendo estas recomendaciones tendrá un impacto muy positivo en salud.

Dime qué edad tienes y te diré qué ejercicio deberías hacer

Ejercicio adaptado a cada edad

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no realizar de forma periódica ejercicio físico está entre los diez principales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial. La diabetes, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares en muchas ocasiones son sinónimo de inactividad.

La progresividad en la intensidad, la duración y frecuencia de los ejercicios variarán en función de la edad y, por supuesto, del estado físico de las personas, pero realizar una actividad deportiva con periodicidad aporta numerosos beneficios físicos y psicológicos. Sólo hay que encontrar el deporte que mejor se adecúa a cada edad y cada persona.

La actividad física puede empezar desde el primer año de vida, los bebés pueden realizar ejercicios para fomentar el uso de los músculos mediante movimientos de brazos y piernas. La natación es el deporte más completo y el primero que se puede practicar, incluso antes de que los bebés aprendan a gatear.

Niños. Los niños de entre 1 y 5 años, que ya saben andar, deben estar físicamente activos al menos 3 horas al día. A esta edad los ejercicios físicos pueden incluir andar, montar en bicicleta o sesiones con más gasto energético, como correr con juegos, saltar y actividades en el agua. A los 6/7 años ya se puede intensificar la actividad deportiva e incluso dedicarle alguna hora a la semana a actividades más intensas físicamente. ¿El objetivo? Fortalecer su autoestima, mejorar su desarrollo psico-motor, su coordinación y sus habilidades sociales.

Adolescentes y adultos. Actividades de fortalecimiento muscular, más intensas, como ejercicios aeróbicos con una dedicación aproximada de unos 150 minutos semanales, son los más indicados para las personas en edad adulta. ¿Qué ejercicio realizar? Los expertos recomiendan combinar unas buenas prácticas físico-aeróbicas con ejercicio de fuerza, aunque la elección del deporte a realizar es algo muy personal que varía en función del estado de salud de las personas, su edad, gustos personales y hasta su carácter.

Mayores. Ser mayor no debería ser sinónimo de sedentario. Las personas de más edad también deben realizar ejercicio para mantenerse físicamente activos, fortalecer su fuerza muscular y mejorar el equilibrio. El baile o caminar de manera intensa alguna hora al día aportan movilidad y, si además se practican en grupo, se convierten en un momento lúdico del que disfrutar en compañía.