902 15 16 17
Ejercicio

Deporte cardiovascular para prevenir un infarto

El infarto sigue siendo la primera causa de muerte en España, según las últimas estadísticas publicadas por el INE.

Ejercicio cardiovasculares: deporte para prevenir un infarto

La actividad física es indispensable para prevenir problemas cardiovasculares, proteger el corazón, mantenerlo sano y gozar de un sistema circulatorio a pleno funcionamiento. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es realizar una actividad física durante 30 minutos diarios.

Los ejercicios cardiovasculares más indicados:

Caminar: Una actividad física fácil de realizar, que permite aumentar el ritmo cardiaco, ayuda a la circulación de la sangre y mejora la capacidad de respiración. No hace falta dedicarle mucho tiempo, basta con 20 minutos al día, tres veces por semana, eso sí, requiere que sea con una velocidad lo más fuerte posible.

Natación: Nadar es uno de los deportes con mayores beneficios. Además, al estar dentro del agua se reduce el riesgo de lesiones y es una actividad apta para todas las edades.

Ciclismo: Montar en bici es una actividad física muy indicada para prevenir infartos, gracias al movimiento rítmico de las piernas, permite equilibrar la presión arterial y mejorar la respiración.

Zumba, aerobic u otras actividades en las que el baile sea protagonista: se trata de una forma divertida de realizar ejercicio físico, que además es apto para todas las edades.

Entrenamiento HITT: consiste en alternar ejercicios de alta y baja intensidad en intervalos de un minuto de manera que se obliga al corazón y a los pulmones a mantener un ritmo alto. Ejemplos de ejercicios de este entrenamiento son: correr o caminar en el sitio a un ritmo constante, hacer sentadillas, saltar a la cuerda o realizar elevaciones con las rodillas.

Deportes con raqueta como el pin-pon, pádel, squash o bádminton: Actividades que siempre se han considerado interesantes por contribuir a prevenir infartos, al alternar intervalos de gran intensidad con descansos por lo que reducen la tensión arterial.

Esquí: Este deporte hace que el sistema cardiovascular demande mucha energía de tipo aeróbico y permite mejorar la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, además del flujo y el volumen sanguíneo.