902 15 16 17
Ejercicio

Cómo evitar la ciática durante el embarazo

El nervio ciático recorre desde la región lumbar hasta las piernas, ahí es donde el dolor se irradia cuando una embarazada sufre la conocida ‘ciática’. El peso de la barriga en la segunda mitad del embarazo obliga a la futura mamá a adoptar posturas incorrectas, que derivan en esta dolencia.

Cómo evitar la ciática durante el embarazo

Si padeces de algún defecto en la columna vertebral o si ya has tenido este trastorno en algún embarazo anterior, tienes más posibilidades de volver a sufrirlo.

Algunos consejos para prevenir o reducir el dolor de la ciática durante el embarazo:

  • No permanezcas demasiado tiempo en asientos incómodos y sin respaldo, que te obliguen a tomar posturas incorrectas. La mejor posición es sentada con las piernas rectas y la espalda erguida. Jamás se debe permanecer mucho rato con las piernas cruzadas y siempre se debe procurar ponerlas en alto cuando se pueda.
  • Camina lo más derecha posible, echando los hombros ligeramente hacia atrás para no malacostumbrar la postura corporal y dejarte caer con el peso de la tripa.
  • Evita hacer movimientos bruscos y coger más de cinco kilos, siempre repartidos entre los dos brazos.
  • Cuida la alimentación: Durante el embarazo hay que prestar especial atención a la comida.
  • Para fortalecer los músculos, refuerza en tu dieta el consumo de alimentos ricos en vitamina D (contra la debilidad muscular) como el pescado azul, la yema de huevo, la leche y los derivados lácteos. También, alimentos ricos en vitamina B1 que ayudan a fortalecer los nervios, como los cereales integrales, la avena, la carne de cerdo, las hortalizas y el salvado de trigo.
  • Realiza ejercicios suaves para fortalecer los músculos de los muslos, el abdomen y la espalda. La natación, el pilates y el yoga son algunos de los deportes preferidos por las embarazadas, pero también es aconsejable caminar a ritmo moderado de forma diaria.
  • Ojo al calzado: Lo más indicado es utilizar zapatos con un tacón medio-bajo porque son los que mejor se adaptan a la curvatura fisiológica de la espalda. Durante el embarazo no deben utilizarse manoletinas demasiado planas ni zapatos con mucho tacón, que obligan a la columna vertebral a adoptar posturas desequilibradas.

En cualquier caso, la ciática siempre desaparece de forma espontánea después del parto, una vez que el nervio deja de sufrir la compresión del peso de la barriga. Si a pesar de tomar todas estas precauciones, te ves afectada por este dolor, consulta a tu médico para que te aconseje qué es lo que puedes hacer.