902 15 16 17
Ejercicio

La fascitis plantar: qué es y cómo prevenirla.

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes del pie, por lo que conviene conocerla y saber cómo prevenirla.

La fascitis plantar: qué es y cómo prevenirla.

Se trata de una alteración del ligamento que une el hueso del talón con la parte anterior de los dedos, llamado fascia plantar. Los primeros síntomas de la lesión son ardor o punzadas en el talón, que desaparecen al calentar el pie y ponerse a caminar. En una fase más avanzada, el daño se hace más persistente, por lo que realizar alguna actividad física es cada vez más difícil.

Causas de la fascitis plantar:

  • Sobrecarga por actividad física: Correr, saltar o caminar en exceso pueden derivar en desgarros en la fascia plantar. Además, el sobrepeso es un factor de riesgo para esta lesión, ya que aumenta el esfuerzo en esta parte del pie.
  • Enfermedades: La artritis puede desarrollar problemas en los tendones del pie que den lugar a fascitis. La diabetes también puede derivar en dolores y daños en el talón, sobre todo en personas de edad avanzada.
  • Mecánica del pie: Los pies planos o la pisada pronadora pueden causar un exceso de trabajo en la fascia plantar, con un estiramiento anormal de la misma.
  • Calzado incorrecto: Usar zapatos que no se adapten de forma adecuada al pie o con una mala amortiguación provoca un desigual reparto del peso y, en consecuencia, el daño de la fascia. Para evitarlo, se debe elegir un calzado que se ajuste bien al pie y al tipo de pisada: neutra, pronadora o supinadora. Tampoco es aconsejable el uso continuado de tacones muy elevados.

Consejos para prevenir la fascitis plantar:

Controlar el sobrepeso y malos hábitos, como estar demasiado tiempo de pie o correr y saltar sobre una superficie dura, son medidas que se pueden tomar rápidamente para evitar la fascitis plantar. Fortalecer la musculatura y realizar estiramientos en la zona del tobillo y del pie, también reduce el riesgo de padecerla.

Además, mantener unos pies sanos y fuertes es fundamental para evitar problemas que impidan la movilidad, hacer deporte o, simplemente, caminar. ¡No te olvides de tus pies y cuídalos!