902 15 16 17
Ejercicio

Geles energéticos: qué son y para qué sirven

Los geles energéticos son cada vez más populares entre algunos deportistas, aficionados y profesionales, para mejorar su rendimiento físico en ejercicios de larga duración. Por su facilidad de transporte y la cantidad de nutrientes que contienen, estos suplementos vitamínicos están entre los más consumidos frente a otras alternativas como las que se presentan en polvo, líquido o en barritas.

Geles energéticos - Vivaz Seguros

¿Cuáles son los ingredientes de los geles energéticos?

  • Hidratos de carbono y agua:

    para proporcionar energía rápida y contribuir a mantener un nivel adecuado de glucosa en sangre.
  • Sales minerales:

    para reponer el déficit producido por la pérdida de electrolitos mediante el sudor. Entre las indispensables para los deportistas están el sodio, el magnesio, el calcio, el potasio, el zinc y el selenio; sin olvidar el hierro para las deportistas en etapa fértil.
  • Vitaminas y aminoácidos:

    presentes sólo en algunos de estos suplementos, favorecen el metabolismo energético y ayudan a combatir la fatiga.
  • Cafeína:

    además de estimular el sistema nervioso, aporta beneficios sobre la resistencia, concentración y tiempo de reacción, y reduce la percepción de cansancio.

¿Cuántos geles se deben consumir?

La recomendación general es ingerir un gel por hora y alternar con alimentos energéticos sólidos, como las barritas energéticas o algunas frutas como el plátano, que no provocan un ‘choque’ tan fuerte al organismo, aunque actúan con menor inmediatez.

¿Cómo tomarse los geles?

Los deportistas deben entrenar el cuerpo a la asimilación de líquidos y alimentos mientras practican ejercicio físico, para evitar molestias como el flato o incluso retorcijones.

Por ejemplo, en el momento de pleno esfuerzo, no es recomendable ingerir ‘de golpe’ un gel, el sistema digestivo lo recibirá demasiado rápido con lo que puede provocar vómitos o diarreas.

El gel debe, por lo tanto, tomarse despacio, en un proceso que puede durar entre cinco y diez minutos y en pequeños tragos, para que el sistema digestivo asimile mejor los nutrientes. Además, la absorción de geles debe ir siempre acompañada de agua, nunca de bebidas isotónicas, para no causar molestias digestivas por exceso de hidratos.

De todas formas, hay que tener en cuenta que cada organismo es diferente y hay que ir, poco a poco, comprobando qué sienta mejor y se asimila más fácilmente. Por tanto, es aconsejable probar y medir el efecto y tolerancia a los geles en los entrenamientos, no en competiciones.