902 15 16 17
Ejercicio

Hábitos saludables durante la menopausia

En torno a los cincuenta años empieza la retirada gradual de la menstruación en las mujeres. Es cuando los ovarios dejan de producir las hormonas femeninas estrógenos y progesterona. Se trata de una etapa delicada, tanto física como psicológicamente, al aumentar el riesgo de sufrir osteoporosis, problemas cardiovasculares, incontinencia urinaria, sofocos o trastornos de ansiedad.

Hábitos saludables durante la menopausia - Vivaz Seguros

Aunque no es posible evitar la menopausia, sí se puede aprender a controlar los efectos negativos que puede provocar en el organismo ¡Conócelos y prepárate!

1. Bebe mucha agua: aunque la hidratación es necesaria a cualquier edad, durante la menopausia es muy importante para regular el peso corporal. Beber controla las ganas de comer en exceso, hidrata el organismo, nivela la temperatura del cuerpo, impide la acumulación de grasas y mejora la circulación de la sangre.

2. Añade la práctica de deporte a tus actividades: durante la menopausia se deben mantener en forma los huesos, articulaciones y músculos. Por tanto, un entrenamiento adaptado a las características de cada mujer mejora la flexibilidad, los movimientos de las articulaciones, el tono muscular, favorece la circulación o mejora la capacidad respiratoria.

3. Realiza actividades de relajación: estas prácticas disminuyen la tensión y, por lo tanto, reducen los niveles de ansiedad o angustia; favorecen la concentración y aumentan la autoestima y el control emocional en esta etapa de especial inestabilidad.

4. Prevén la osteoporosis: la tendencia a la pérdida de masa ósea es habitual en esta etapa. Caminar todos los días a buen ritmo, durante al menos media hora, y enriquecer la dieta con alimentos ricos en calcio son hábitos que deberías incorporar a tu rutina.

5. Alimentación equilibrada: durante la menopausia es normal aumentar de peso si se exceden en las necesidades energéticas recomendadas, con una redistribución del tejido adiposo que favorece su acumulación en la zona abdominal. Por tanto, es importante cuidar la alimentación y optar por una dieta variada y equilibrada.

6. Cuida tu suelo pélvico: la carencia hormonal favorece la aparición de incontinencia urinaria y prolapso genital en mujeres que han tenido hijos y no han recuperado ni cuidado la musculatura del suelo pélvico. Ante este riesgo, lo mejor es realizar cuanto antes ejercicios de fortalecimiento.

7. Sofocos: los desagradables sofocos son un síntoma común de la menopausia. Se trata de una sensación de calor intenso con sudores y aumento de la frecuencia cardíaca, que no afecta a todas las mujeres por igual, pero sí se puede prevenir o minimizar con complementos alimenticios como las isoflavonas de soja, el trébol rojo, el lúpulo o la salvia.

Estos hábitos te ayudarán a vivir la menopausia con salud y a mejorar tu calidad de vida durante esta etapa. No se trata de una enfermedad, pero el organismo sí que se somete a unos cambios que debemos conocer.