91 807 99 11
Ejercicio

Lesiones musculares, cómo identificarlas

Muchas veces tras la práctica de ejercicio físico aparecen lesiones musculares por varias causas como el poco hábito de practicar ejercicio físico, realizarlo a una intensidad demasiado alta o por ciertos golpes que se producen en deportes de contacto.

Lesiones musculares, cómo identificarlas

¿Cómo saber si es una molestia leve o si se trata de una lesión muscular más grave? Dependerá en gran medida de los síntomas que tengas y de cómo se haya producido. Te detallamos cuáles son las comunes, cómo puedes identificarlas y cómo tratarlas:

La contractura: suele aparecer principalmente en el cuello y hombros y también, aunque menos habitual, en las piernas y la espalda. Los síntomas más comunes son la rigidez y endurecimiento del músculo afectado. Suele aparecer tras realizar un esfuerzo intenso, movimientos bruscos, por acumulación de estrés y tensión o por malas posturas. Una vez diagnosticada, el tratamiento indicado suele ser la aplicación de calor, el reposo del músculo, realizar estiramientos y masajes suaves.

La contusión: esta lesión muscular es consecuencia de un golpe directo del músculo contra una superficie física o con un compañero durante la práctica de deportes de contacto, que provoca que los tejidos blandos se contraigan contra el hueso. Si ocurre una contusión se debe parar de hacer ejercicio, inmovilizar la zona durante unos días con vendaje compresivo y mantenerlo en reposo. Y muy importante, no aplicar calor ni masajes hasta pasadas 48-72 horas del golpe porque es contraproducente.

Desgarro, distensión o tirón muscular: también conocida como rotura de fibras, porque es lo que caracteriza a esta lesión. La causa más común es por un alargamiento brusco del músculo con una contracción fuerte y rápida en los tejidos. También se puede producir por un golpe o por un estiramiento forzado y excesivo del músculo. El tirón muscular produce un dolor bastante intenso y localizado en la zona afectada. Según la gravedad del desgarro se recomendará un tratamiento u otro, que irán desde el reposo durante más o menos tiempo, la aplicación de vendajes funcionales, elevación de la zona afectada, estiramientos, férula inmovilizadora, e incluso si el desgarro supone la rotuna completa del músculo podría ser necesaria la cirugía.

Calambres: es una sensación intensa y dolora de las fibras musculares durante unos segundos o como mucho dos minutos tras realizar un ejercicio muy intenso o volver a practicar deporte después de un tiempo de inactividad. Los calambres aparecen principalmente al principio de la actividad por un mal calentamiento o al final por cansancio o falta de hidratación. Lo más recomendable es estirar bien, aplicar calor, masajes suaves y no forzar la práctica de deportes para los que no se está en forma.

Las agujetas: son microroturas musculares que sentimos 24-48 horas después de la realización de actividad física por la debilidad de la fibra muscular en caso de llevar mucho tiempo sin hacer deporte o tras comenzar a practicar un nuevo ejercicio. Es una de las lesiones de menor gravedad y poco a poco va disminuyendo. El mejor tratamiento es la repetición de estos ejercicios a una intensidad más baja.

Lesiones en los tendones: la más común es la tendinitis (inflamación del tendón) o más grave, la rotura parcial o total del tendón que incapacita su movilidad.

Estas son las lesiones musculares más habituales, pero a veces no es fácil saber exactamente cuál es la que sufrimos porque se pueden confundir entre ellas. Así que no dudes en consultar a tu médico especialista de Vivaz para que haga un diagnóstico concreto.