902 15 16 17
Ejercicio

¿Vas a inscribirte en tu primera carrera? Planifica, planifica y planifica

¿Corres? No, yo hago “running”. Esta es la respuesta de jóvenes, y no tan jóvenes, a la pregunta de qué deporte practican. Primero fue el jogging, más tarde llegó el footing y ahora es el running. Un montón de anglicismos para referirse al “correr” de toda la vida. Pero, ¿sabemos realmente cómo iniciarnos en esta práctica antes de inscribirnos en nuestra primera carrera?

Planifica tu primera carrera

Como todos los deportes, el running debe practicarse con una correcta planificación para evitar lesiones deportivas. Debes saber cómo te encuentras físicamente e ir adecuándote a tu situación durante los entrenamientos. Eso sí, la constancia es muy importante en esta disciplina. Hay que organizarse y calcular distancias y tiempo, porque así el cuerpo irá acostumbrándose a esta nueva rutina.

A partir de ahí, antes de correr tu primera carrera debes pensar en:

1. Ser realista: No te marques metas imposibles o que nunca hayas realizado. Levantarte del sofá y correr 10 km es un reto complicado. Sí, puedes hacerlo, pero debes planificarlo bien y antes de una carrera de 10 km también puedes empezar con una de 5 km.

2. Cuidar tu alimentación: No esperes a experimentar el día de la carrera y desayunar por primera vez en tu vida cereales porque te los han recomendado. Cuida tu alimentación con meses de antelación para llegar en las mejores condiciones posibles y sabiendo qué es lo que te sienta mejor.

3. Nunca jamás estrenes equipamiento: No confíes en que esas zapatillas o camiseta nueva te van a ayudar a correr mejor. Estrenar a veces conlleva rozaduras o molestias, así que mejor no arriesgar en tu primera carrera

4. Familiarizarse con el recorrido. ¿Hay muchas cuestas? ¿Giros inesperados? Si conoces el circuito puedes calcular mejor cómo vas a invertir tus esfuerzos y qué estrategia vas a seguir. La aceleración debe ser gradual para conservar fuerzas para los últimos kilómetros.

5. Y lo más importante, disfrutar. Cruzar la meta no solo es un momento muy especial, también es el final de horas de preparación y de sufrimiento: el broche final a tanto esfuerzo.

Con estas cinco claves y tu compromiso puedes conseguir lo que te propongas y, quién sabe, a lo mejor algún día te animas a correr los 42 km del famoso Maratón de Nueva York. 3, 2,1… ¡a correr!