902 15 16 17
Familia

Chupete sí o no

El llanto es la única forma de comunicarse y reclamar la atención de los bebés, un sonido estresante que pone a prueba la paciencia de los padres. Ante esta situación, la histórica duda: ¿chupete sí o no? Existen multitud de argumentos para los defensores y detractores de esta herramienta.

Chupete sí o no - Vivaz Seguros

En cualquier caso, cada bebé es distinto y la decisión de usar o no chupete recae en los padres, que han de tener en cuenta todas las posibilidades a su alcance. ¿Usar chupete es perjudicial? No, no es perjudicial, pero si ves que tu bebé puede prescindir del chupete y no le hace mucho caso, mejor, así evitarás crear un hábito innecesario.

¿Qué beneficios aporta usar el chupete?

  • Estímulo para los bebés prematuros, que pueden no tener establecido el reflejo de succión y logran potenciarlo con el chupete.
  • Efecto tranquilizador que produce la succión en los bebés al sufrir cólicos o molestias. También, cuando la madre no puede ofrecer en todo momento el pecho al niño.
  • Constituyen una alternativa al hábito de chupar el pulgar, un hábito mucho más difícil de ‘quitar’ al niño, puesto que los padres no pueden retirárselo con la facilidad del chupete.
  • Prevención frente al Síndrome de la Muerte Súbita en bebés que no son amamantados o cuando la lactancia ya está establecida, es decir, es eficaz para el bebé y no causa ninguna molestia en la madre.

Mientras que, entre los problemas que puede causar un chupete:

  • Trastornos en el habla, al no ejercitar bien los músculos de la cavidad oral.
  • Alteraciones dentales como caries, al estar en contacto el chupete con restos alimenticios y bebidas azucaradas.
  • Úlceras en la boca debido al efecto de roce del chupete con el paladar.
  • Accidentes infantiles si el bebé se cae con el chupete puesto. También es importante tener cuidado de no acostar al bebé con el chupete colgando por el riesgo de estrangulamiento.

¡Ojo! Lo más importante es saber retirar a tiempo el chupete. ¿Cuándo es demasiado tarde? Como mucho, los 3 años es la edad máxima para que el niño deje de usarlo. A partir del año y medio sólo debe recurrirse a él para relajarse y dormir, el uso continuado crea un hábito y cuanto más lo usan, más lo querrán.

Consulta a tu pediatra de confianza del amplio cuadro médico de Vivaz para evitar tener que enfrentarte a estos problemas.