902 15 16 17
Familia

Consejos para aumentar el deseo sexual

La falta de deseo sexual supone la pérdida de una sensación de ansiedad placentera de carácter erótico. El mayor problema de esa situación es el desgaste que produce en la relación, al no ser capaz el afectado de responder a ese apetito sexual que la pareja demanda.

Consejos para aumentar el deseo sexual

Aunque, en el sentido biológico, el deseo sexual es igual en hombres y mujeres, las mujeres siempre han padecido más esa ausencia, que está muy determinada por los biorritmos sexuales, que hacen que los placeres estén condicionados por las hormonas, sin dejar de lado circunstancias psicológicas o sociales.

A continuación te dejamos algunos consejos para aumentar el deseo sexual:

1. Sigue una dieta variada y equilibrada: Las personas con unos kilos de más experimentan un importante descenso de la excitación, sobre todo porque los complejos inhiben el deseo. Por este motivo, mantenerse en forma y seguir una serie de hábitos ayudarán a no perder el apetito sexual.

2. Planifica: No se trata de esperar a que surja la magia para propiciar el encuentro sexual, sino de buscarlo, organizando una cena romántica o una escapada de fin de semana.

3. Trabaja los preliminares: Muchas personas mantienen relaciones sexuales sin sentir un verdadero deseo, pero si las cosas se hacen bien, éste acaba apareciendo. ¿Por qué no ser cariñosos y retrasar el coito hasta que ambos estéis realmente excitados?

4. Muestra satisfacción y apuesta por lo que os gusta: Los estímulos táctiles y eróticos despiertan los sentimientos de la pareja. Además, si se han fomentado las prácticas que funcionan y evitado las que no lo han hecho, el camino recorrido es mucho más fácil.

5. Elige el mejor momento: El sexo se ausenta si una persona está viviendo algún problema emocional. La estabilidad es muy importante, no se puede lograr un coito si hay una preocupación porque antes se ha tenido una pelea con la pareja o si es un periodo de estrés, cansancio o insomnio.

En cualquier caso, si el problema persiste, el mejor consejo para recuperar el deseo sexual es ponerse en manos de expertos. Un sexólogo podrá determinar si la situación deriva de causas fisiológicas que debe tratar un médico; o bien, de un origen psicológico, que es cuando se debe iniciar una terapia con el propio sexólogo.