902 15 16 17
Familia

Cómo cuidar al bebé prematuro en casa

Sietemesinos y ochomesinos son los casos más habituales de bebés prematuros. España es uno de los países con la tasa mundial más alta de partos prematuros, uno de cada 13 de acuerdo con el informe Euro-Perisat.

Cómo cuidar al bebé prematuro en casa

Es importante escuchar los consejos del médico y asumir la responsabilidad a la que se enfrentan, tomando medidas especiales en su hogar para la llegada de su bebé. Algunas de las recomendaciones en estos casos son:

Temperatura del hogar: Lo aconsejable es mantener la casa a una temperatura entre 20-24 grados y frecuentemente tocar las piernas, manos y nuca del bebé prematuro para confirmar que no están frías ni excesivamente calientes.

Higiene: El contacto físico con los bebés y el entono donde se encuentra debe ser siempre limpio, mucho más si se trata de un bebé prematuro. En este caso, es indispensable lavarse bien las manos antes de tocar al bebé, no reutilizar pañuelos de papel y en el caso de usar chupetes o biberones, extremar la esterilización de los mismos. Además, las zonas donde esté el bebé deben ser libres de humo.

Contacto: En el caso de los bebés prematuros, es incluso más importante fomentar prácticas como el “piel con piel” (recomendada por la Sociedad Española de Neonatología) ya que reduce el estrés del bebé, fomenta el vínculo afectivo con los padres y mejora la regulación de la temperatura del bebé.

Visitas: La llegada de un bebé siempre es un motivo de celebración y tanto familiares como amigos están deseando conocerlo. Ahora bien, hay que extremar ciertas medidas de precaución, e intentar que las visitas se espacien en el tiempo, evitando el contacto del bebé con personas enfermas.

Tranquilidad: La mejor recomendación para la salud del prematuro es la paz del hogar evitando lugares públicos así como lugares con aglomeraciones de gente ya que son muy sensibles al contagio de virus.