902 15 16 17
Familia

El orgasmo femenino: descubre cuatro tipologías

El orgasmo es un fenómeno psíquico que acelera el ritmo cardíaco, dilata los vasos sanguíneos y produce una secreción de endorfina, una sustancia que aporta sensación de relax y bienestar tanto a hombres como mujeres. Sin embargo, sí que hay algunas manifestaciones físicas únicas del cuerpo de la mujer durante el orgasmo femenino, como la contracción del clítoris, la vagina, el perineo y el útero.

El orgasmo femenino: descubre cuatro tipologías

Según un estudio publicado en el diario NeuroQuantology, existen cuatro tipos de orgasmos femeninos:

  • Orgasmo clitoriano:

    El clítoris es el único órgano del cuerpo dedicado exclusivamente al placer, para lo que cuenta con más de 8.000 terminaciones nerviosas. ¿Cómo se puede lograr? Gracias a movimientos con los dedos, en forma de círculos, por encima de los labios y la vulva, antes de llegar directamente al clítoris, para ir estimulándolo sin movimientos agresivos.
  • Orgasmo vaginal:

    Mucho más profundo que el anterior, aunque más difícil de alcanzar, tanto que hay escépticos que creen que es un mito.
    Como existir sí que existe, hay que saber cómo llegar a ese clímax. La mejor manera de conseguirlo es con los dedos. Pídele a tu pareja que introduzca su dedo pegado a la pared interior y que lo mueva en movimientos constantes, que deberéis variar en función de dónde te produzca más placer.
  • Orgasmo mixto:

    Uno de los más potentes y el que no se puede dejar de experimentar alguna vez en la vida. Mezcla al mismo tiempo el clitoriano y el vaginal. Las posiciones que permiten una penetración completa, con la estimulación del clítoris simultánea, son las más adecuadas para sentirte en el mismo séptimo cielo.
  • Orgasmo múltiple:

    Ocurre después de otro y puede repetirse varias veces. No sucede en dos momentos diferentes, sino que sigue a uno apenas finalizado. Se trata de lograr mantener y extender el momento de placer. ¿Cómo lograrlo? Tras un primer orgasmo, cambia la intensidad del movimiento o de la fricción.

En cualquier caso, la mejor manera de conseguir un buen orgasmo es practicando. Poco a poco sabrás qué es lo que te gusta y cómo disfrutas más.