902 15 16 17
Nutrición

Acrilamida: No te pases de tiempo con el pan tostado

¿Alguna vez has oído que el pan tostado provoca cáncer? Ahora bien, ¿es cierto o un mito más? La controversia en torno a la acrilamida, la sustancia tóxica que se produce en los alimentos cocinados a altas temperaturas, ha enfrentado a quienes alertan de sus peligros cancerígenos y quienes creen que sólo es una exageración. La discusión entre ambas partes está servida, así que dejemos claro qué se sabe de la acrilamida y qué ocurre si olvidas durante demasiado tiempo el pan en la tostadora.

Acrilamida: No te pases de tiempo con el pan tostado - Vivaz Seguros

La acrilamida es un compuesto que se produce al cocinar alimentos durante determinados procesos de cocción, concretamente cuando éstos involucran temperaturas elevadas, y afecta más a aquellos alimentos ricos en hidratos de carbono, por lo que el pan tostado y las patatas fritas pueden convertirse en importantes fuentes de producción de acrilamida.

Cocinar demasiado los alimentos no sólo favorece la aparición de esta sustancia tóxica, sino que, además, destruye nutrientes y compuestos bioactivos, como ocurre en el caso del pan, que pierde su contenido en agua durante el tostado.

Cocinar demasiado los alimentos favorece la aparición de esta sustancia tóxica, y además, destruye nutrientes y compuestos bioactivos, como ocurre en el caso del pan.

La acrilamida está considerado un probable carcinógeno humano, según la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer. Esta indeterminación se debe a que los estudios que se han realizado sobre esta sustancia tóxica sólo han demostrado sus efectos cancerígenos en animales, revelando diferencias respecto a cómo afecta a los seres humanos, según el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU (NIH).

¿Cómo reducir el consumo de acrilamida?

Si te has propuesto tratar de no consumir en lo posible acrilamida, lo más importante es que sigas las instrucciones de cocción del fabricante que aparecen en el empaquetado de algunos productos.

En concreto, en el caso del pan, procura que quede dorado, sin pasarte de tiempo con la tostadora, ya que mientras más oscuro esté el pan, mayor cantidad de acrilamida contiene.

Aunque los riesgos cancerígenos de la acrilamida no estén demostrados al 100%, la pérdida de nutrientes al cocinar los alimentos en exceso son motivos más que suficientes para que controles la cocción. No te la juegues, tuesta el pan sin quemarlo y trata de evitar posibles problemas en tu organismo.