902 15 16 17
Nutrición

Combate la hipertensión con una dieta baja en sal

El sodio es un mineral responsable en la transmisión nerviosa y la contracción muscular. Aunque la ingesta de sodio es necesaria para el buen funcionamiento del organismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que su consumo no supere los 5 gramos al día. Si superas esa cantidad, te arriesgas a que tu tensión arterial aumente, por lo que elige una dieta baja en sal para controlar la hipertensión.

Combate la hipertensión con una dieta baja en sal - Vivaz Seguros

¿Qué alimentos debes eliminar?

Puedes comprobar la cantidad de sodio que contiene cada alimento leyendo su etiquetado. Además de la sal añadida, debes tener en cuenta que hay alimentos que, por su composición, tienen un elevado contenido de este mineral como anchoas, aceitunas, queso, jugo de tomate, salsa de soja, aderezos para ensaladas y algunas verduras en conserva.

Si lo que quieres lograr es rebajar todo lo posible el consumo de sodio, excluye de tu cesta de la compra los alimentos procesados, como las patatas fritas, las galletas, el jamón, la mortadela, el salami, las salchichas, o la carne curada y ahumada.

Sustituye los alimentos procesados por productos frescos, así te aseguras de que no se ha incluido sal en su conservación. ¿Cuáles? Frutas y verduras, carne de pollo y pavo, y pescado. Para todos los demás debes guiarte por las etiquetas y optar, siempre que sea posible, por los productos etiquetados como “bajo en sodio”, “libre de sodio”, “sin sal agregada”, “reducido en sodio”, o “sin sal”.

Ideas para dar sabor a tus comidas sin sal

Usa hierbas aromáticas y especias para sustituir la sal sin que tus platos pierdan sabor. Condimenta con hierbabuena, estragón, perejil, romero, perejil, jengibre y clavo tus recetas de carne, pescado y verduras. Además, puedes incluir en tus elaboraciones nuez moscada, orégano, laurel, tomillo, mostaza, pimienta, curry y eneldo, según cuál le venga mejor a la receta.

Controlar tu alimentación es muy importante para regular los niveles de sodio en el organismo. Elimina de tu despensa los productos con más contenido en este mineral y busca alternativas en la cocina para disfrutar de platos sabrosos. ¡Prueba nuevas recetas y mantén la hipertensión a raya!