91 807 99 11
Nutrición

Qué comer durante el embarazo y qué no

La alimentación durante la gestación está cargada de tabús, lejos quedó el refrán de ‘mujer embarazada come por dos’ o la medida que establecía que las gestantes debían engordar un kilo al mes. Las nuevas directrices de la American Pregnancy Association y la OMS (Organización Mundial de la Salud) establecen que la embarazada debe ganar peso en función de su Índice de Masa Corporal (IMC). En cualquier caso, lo que siempre se debe procurar es seguir una dieta variada y equilibrada.

Qué comer durante el embarazo y qué no

Alimentos más adecuados:

  • Las frutas y verduras son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes, lo que aporta gran variedad de nutrientes. Es importante lavar bien las verduras crudas para evitar el riesgo de toxoplasmosis, infección producida por el parásito Toxoplasma gondii que puede provocar dolor de cabeza, fiebre y dolor muscular. Los vegetales se deben lavar con abundante agua, no son efectivos los productos de higiene alimentaria.
  • Los huevos son ricos en proteína, esencial para favorecer el crecimiento y desarrollo del bebé. Hay que evitar el consumo de huevos crudos, así como comidas que los contengas, incluidos postres.
  • El yogur natural ofrece los beneficios de la leche de una forma más fácil de digerir y con la ventaja de contener probióticos, que facilitan la digestión y fortalecen las defensas naturales de la embarazada.
  • El salmón no sólo es un alimento rico en proteínas, también es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, beneficiosos para el corazón por su acción antiinflamatoria y anticoagulante.
  • Las carnes son fuente de proteína y hierro, aunque también pueden contener un porcentaje elevado de grasa. Deben elegirse opciones magras y evitar los embutidos, que pueden además ser peligrosos por riesgo de toxoplasmosis.

Alimentos a evitar:

  • Alimentos crudos o poco elaborados por riesgo de listeria y anisakis como el micuit de pato, los quesos sin pasteurizar, el pescado sin cocinar, ahumado o en salazón, así como crustáceos o moluscos crudos
  • El atún rojo, el pez espada y el lucio, por contener una alta cantidad de mercurio muy tóxico que puede producir en el feto daños neurológicos y cerebrales.
  • Los alimentos o guisos muy grasos, ya que pueden ser difíciles de digerir debido a que la producción de hormonas durante el embarazo hace las digestiones más lentas.

Ante la duda, consulta con tu médico de confianza de Vivaz Seguros y resolverá todas estas cuestiones y más.