Para vivir más y mejor llevar una vida saludable es fundamental.

Cuidar de ti y de los tuyos siguiendo estas recomendaciones tendrá un impacto muy positivo en salud.

¡No olvides los frutos secos en tu dieta!

No olvides los frutos secos en tu dieta - Vivaz Seguros

Los frutos secos te proporcionan el aporte de energía que necesitas para afrontar el día con fuerzas gracias a su alto contenido en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. ¿Grasas saludables? Sí, ya que aportan ácidos esenciales Omega 3 y Omega 6, que regulan varias funciones vitales (cerebro y corazón) y que se obtienen sólo a través de la ingesta. Además también proporcionan proteínas, antioxidantes y fibra. Si quieres saber más sobre por qué debes incluir los frutos secos en tu dieta, no pierdas de vista sus beneficios:

  • Previenen enfermedades:

    Su contenido en ácidos grasos mono y poliinsaturadoscontribuye a controlar el colesterol, mejora la circulación sanguínea y previene enfermedades cardiovasculares y el cáncer.
  • No engordan:

    A pesar de que los frutos secos aportan muchas calorías (225-275 Kcal por cada 100g), no contribuyen al aumento de peso, según el documento de consenso entre la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).
  • Aumentan la termogénesis:

    El consumo de frutos secos favorece que el organismo siga consumiendo energía mientras descansas, por lo que es tu complemento perfecto si haces deporte y quieresseguir quemando calorías después del ejercicio.
  • Alto contenido nutritivo:

    Aportan vitaminas y minerales, además de antioxidantes y fibra, por lo que son un remedio efectivo contra el estreñimiento.
  • Beneficiosos durante el embarazo:

    Su contenido en ácido fólico, especialmente en las nueces y las avellanas,favorece la prevención de malformaciones del feto (en el cerebro y columna vertebral). Además, ayuda al organismo a crear nuevas células.

¿Cómo tomar los frutos secos?

Aparte de crudos y tostados, nunca fritos, puedes tomar los frutos secos preparando unas sencillas recetas. Una salsa de frutos secos o un relleno con almendras o nueces son opciones muy sabrosas para cocinar la carne. Además, los frutos secos proporcionan un contraste de texturas y sabores en tus ensaladas, de vegetales con arroz, pasta o legumbres. Recuerda moderar su consumo a 20 gramos al día aproximadamente.

Puedes elegir los frutos secos que más te gusten entre una gran variedad para comer entre horas o como acompañamiento en las comidas principales. ¿Avellanas, almendras, nueces…? ¡Elige los que prefieras y aprovecha los beneficios que aportan a tu organismo!