902 15 16 17
Nutrición

Los peligros del aceite de palma

El aceite de palma ha estado en boca de todos por lo perjudicial que es su consumo elevado y continuado para la salud, mientras que se trata de una materia prima imprescindible para la elaboración de numerosos productos de la industria alimentaria y cosmética.

Los peligros del aceite de palma - Vivaz Seguros

Aunque el aceite de palma es el más usado en el mundo para consumo humano, no es la opción más adecuada desde el punto de vista nutricional. Así lo asegura la Organización de Consumidores y Usuarios, “está lejos de ser una alternativa idónea desde el punto de vista del equilibrio nutricional”.

Extraído del mesocarpio de la fruta de la palma africana (Elaeis guineensis), el aceite de palma tiene un alto contenido en grasas saturadas. Tomarlo en exceso puede dar lugar a problemas cardiovasculares, como el aumento del colesterol malo en sangre, que se acumula en las arterias llegando a taponarlas, o el riesgo de padecer cáncer.

¿Qué alimentos lo contienen?

  • Cremas y coberturas: al fundirse a mayor temperatura que el chocolate, el aceite de palma es ingrediente imprescindible para que la cobertura se mantenga en mejores condiciones.
  • Productos para untar y helados: la untuosidad y su agradable textura en la boca hacen que también se utilice para mantequilla, mayonesa, crema de cacao o queso de untar.
  • Bollería y snacks: este tipo de aceite abarata la producción de algunos aperitivos y de la bollería, utilizándose como sustituto de las grasas hidrogenadas y la mantequilla. Así puede aparecer en patatas fritas, chocolatinas o cereales.
  • Platos precocinados como pizzas, pasta, empanadillas, croquetas o sándwiches contienen aceite de palma, para reducir los costes de elaboración y alargar la vida útil del producto.

La normativa europea de regulación del etiquetado obliga a los fabricantes desde el año 2014 a indicar el origen del aceite utilizado en cada producto. Muchos de los alimentos que encontramos en los supermercados contienen aceite de palma, aunque algunos están limitando su uso. En todo caso, la mejor alternativa para reducir el consumo de aceite de palma es optar por productos naturales no preparados.