91 807 99 11
Nutrición

Recetas de bocadillos saludables para comer en la oficina

Si tienes prisa, no te apetece cocinar, pero tienes que llevarte comida a la oficina, los bocadillos son una opción sencilla y con un formato cómodo. Porque comer de bocadillo no tiene por qué ser tan malo, evitando siempre el pan de molde y optando preferiblemente por panes integrales menos procesados. Se puede conseguir comer saludable con un poco de creatividad.

Recetas de bocadillos saludables para comer en la oficina

Te proponemos cuatro recetas saludables para preparar entre pan y pan que se preparan en un abrir y cerrar de ojos:

  • Bocadillo de pollo y aguacate: Cuece una cebolla entera pelada, una pastilla de caldo bajo en sal y una pechuga de pollo. Escúrrelo todo y déjalo enfriar hasta poder manipular la carne haciéndola hebras. Aparte, en un recipiente pela el aguacate y aplástalo con un tenedor hasta obtener una consistencia homogénea. Mézclalo todo con un poco de vinagreta casera (un chorrito de vinagre de Módena, aceite y especias al gusto) y ya puedes untarlo sobre tu pan favorito.
  • Bocadillo de miga con zanahoria: Pela y ralla zanahoria en un bol, añade un poco de mayonesa casera y salpimienta al gusto. Monta la mezcla en el pan y añade, al gusto, una loncha de jamón de pavo y otra de queso fresco 0%. ¡Este bocadillo es muy bajo en calorías!
  • Bocadillo de guacamole con bacalao ahumado: Prepara el guacamole en un bol mezclando tomate, aguacate, cilantro y cebolleta en dados. A continuación, salpimienta y aliña con un chorrito de zumo de lima y un poco de aceite de oliva. Unta el pan con guacamole, monta unas lonchas de bacalao ahumado y ¡resístete hasta que llegue la hora de comer!
  • Bocadillo de atún: En un bol mezcla atún, queso crema desnatado y maíz, úntalo todo sobre las rebanadas de pan y, a continuación, puedes colocar encima un huevo duro en rodajas y lechuga fresca. ¡A disfrutar!

Cuidado con los ingredientes de los bocadillos, muchas veces hay que pensar en guardar por separado los ingredientes o, siempre que se pueda, prepararlos justo antes de comerlos para que el líquido de algunos alimentos no ablande en exceso las rebanadas de pan y podamos disfrutarlas crujientes.

Comer de bocadillo no tiene por qué ser aburrido, existe una variedad infinita de deliciosas combinaciones, sólo hay que echarle creatividad a la cocina. Móntate un auténtico festival gastronómico en casa con apenas tres o cuatro ingredientes.