902 15 16 17
Nutrición

Pizza casera para darte un capricho saludable

¿Eres amante de las pizzas? ¿Te cuesta resistirte a esa sensación que produce un trozo de pizza recién hecha, pero temes por tu colesterol? No te resistas al sabor de la masa horneada, el queso fundido y algunos sabrosos ingredientes, incluso si estás a dieta. ¿Cómo lograrlo? Toma nota de estos consejos y logra hacer pizzas saludables en las que no echarás de menos ningún sabor.

Receta pizza casera - Vivaz Seguros

Para empezar, las masas congeladas no son la opción más correcta. Prepara tu propia base baja en calorías siguiendo esta sencilla receta: mezcla 75 gramos de harina integral con la misma cantidad de harina normal. En unos 35 ml de agua tibia (algo más de un vaso), disuelve dos cucharaditas de levadura de cerveza, un poco de azúcar (¡sin pasarte!), dos cucharadas de la mezcla de harinas, y deja reposar durante media hora. Aparte, mezcla la misma cantidad de agua con aceite y sal. En un recipiente, vierte todo y amasa hasta hacer una bola. Déjala reposar. En dos horas la masa estará lista para extenderla y añadir los ingredientes.

Ingredientes saludables

Opta siempre por el tomate natural triturado, en vez de frito, para cubrir tu base. A continuación, añade queso rallado para adherir los ingredientes a la masa y que todo quede compacto. Sí, queso. ¿Quieres reducir al máximo las calorías de tu pizza casera? Elige un queso desnatado y haz tu pizza más light.

Y, ahora, llega el momento creativo. La combinación de ingredientes no responde a límites y abarca todo lo que sea capaz de pensar tu imaginación, pero recuerda siempre que en tu pizza saludable sólo caben productos sanos. ¿Algunas ideas?

  • Berenjena, pimiento y champiñones:

    Corta la berenjena en rodajas sin quitar la piel, trocea el pimiento para repartirlo de manera uniforme y añade champiñones picados si quieres conseguir darle más sabor. Así tendrás además una pizza casera.
  • Atún, pimiento y huevo:

    No te olvides de escurrir el aceite del atún antes de añadirlo. Incluye el pimiento cortado en trozos y abre el huevo para añadirlo directamente en el centro de la pizza.
  • Jamón cocido y rúcula:

    Espera a añadir la rúcula cuando la pizza ya esté horneada para que no pierda frescura.

Dale el toque personal a tu pizza con una pizca de orégano y disfruta con tu familia de una receta saludable. ¡A la rica pizza casera!