Para vivir más y mejor llevar una vida saludable es fundamental.

Cuidar de ti y de los tuyos siguiendo estas recomendaciones tendrá un impacto muy positivo en salud.

Cómo prevenir y detectar las caries en los niños

Cómo prevenir y detectar las caries en los niños

Mantener una buena higiene bucodental no solo es importante para los adultos, sino también para los niños. Enseñarlos desde pequeños a lavarse los dientes y acostumbrarlos a ir al dentista ahorrará problemas futuros y evitará más de un llanto, ya que acudir a la consulta puede llegar a ser dramático para algunos niños por puro desconocimiento. Contar con un seguro dental familiar te dará la seguridad de tener los mejores profesionales siempre a tu disposición.

Las caries en niños son molestas y no deben tomarse a la ligera. Quizás te parezca que no importa demasiado si aparecen en los dientes de leche, porque se caerán, pero nada más lejos de la realidad. Para empezar, porque son un síntoma de malos hábitos que, o se corrigen a tiempo, o pueden desembocar en otros problemas de salud.

¿Qué son exactamente y qué síntomas provocan las caries en los niños?

Las caries son una enfermedad infecciosa bastante común y transmisible; de hecho, es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en niños, junto con la rinitis alérgica y el asma. Es provocada por bacterias que se adhieren al esmalte dental y que, al metabolizar los azúcares, producen ácidos que desmineralizan y debilitan los dientes, pudiendo llegar a destrozarlos por completo.

Cuando las caries se dan en niños menores de seis años, son llamadas “caries de primera infancia” y tienen síntomas muy molestos: además de cambiar el color de los dientes y de dejar cavidades en los molares, producen dolor, falta de apetito, fracturas en los dientes e incluso abscesos en las encías.

Cómo detectar las caries en niños

La prueba más evidente de que un niño puede tener caries es que siente dolor alargado en el tiempo cuando come alimentos muy fríos, muy calientes o dulces. Si se queja de que le duele un diente u observamos comportamientos que indiquen dolor, deberemos proceder a una exploración de la boca: detectar la existencia de puntos de color extraños (blancos, marrones e incluso negros) nos confirmará nuestras sospechas. Si, además, vemos que tiene un agujero en algún diente, es que la caries está bastante avanzada.

Sin embargo, a veces las caries en niños no producen dolor. ¿Cómo podemos detectarlo en esos casos? Deberemos observar si alguna de sus piezas dentales cambia de color, e incluso es recomendable hacerle una exploración cada cierto tiempo para evitar sustos.

¿Por qué aparecen las caries en niños?

Como hemos dicho arriba, las caries son una enfermedad contagiosa, por lo que, si los padres o cuidadores del niño las tienen o han estado en alto riesgo de tenerlas, es posible que la transmitan al niño.

Otros factores de riesgo que hay que tener en cuenta son la falta de flúor (los dientes dañados o que acaban de salir son especialmente sensibles en este sentido); la falta de una higiene bucal correcta; que se le dé comida a los niños por la noche sin lavarse los dientes después y que se consuma demasiado azúcar, sin importar el formato.

Cómo prevenir las caries en niños

  • Hay que enseñar a los niños a lavarse los dientes al menos tres veces al día y durante más de dos minutos. El juego puede ser un gran aliado.
  • Es conveniente evitar la transmisión de saliva entre los padres o cuidadores y el niño. Se recomienda eliminar hábitos como limpiar el chupete con la saliva del adulto, usar la misma cuchara, masticar su comida antes de dársela, etc.
  • Si se le dan dulces al niño, lo ideal es lavar sus dientes después y hacerlo después de las comidas, no como picoteo entre ellas.
  • Si se alimenta al niño por la noche sin lavarle los dientes después, porque sea muy pequeño, por ejemplo, es recomendable utilizar flúor profesional para un extra de protección.
  • Acostumbrar a los niños a ir al dentista desde pequeños, para que se puedan detectar a tiempo las caries o cualquier otro problema que pueda surgir. Lo ideal es contar la visita al dentista como parte de las revisiones médicas anuales que todos deberíamos hacernos, para detectar enfermedades a tiempo y para comprobar que todo funciona a la perfección.