902 15 16 17
Salud y Familia

¿Qué hacer si tu hijo sufre sonambulismo?

El sonambulismo es un trastorno del sueño que padecen algunas personas al desarrollar actividades motoras durante una de las fases del sueño, es decir, que su cerebro está apagado mientras su cuerpo está en marcha. El sonambulismo afecta al 40% de las personas durante la infancia, según la Asociación Española del Sueño (ASENARCO).

Hijo sonambulista - Vivaz Seguros

¿Cuándo un niño es sonámbulo?

El sonambulismo infantil es una parasomnia que se produce durante la fase profunda del sueño. En un episodio sonámbulo, el niño parece despierto, pudiendo realizar movimientos, levantarse de la cama e incluso caminar, pero el funcionamiento cognitivo y la capacidad de razonar están muy alterados.

Aunque el sonámbulo tiene la vigilia suficiente para esquivar objetos, puede tropezarse y caer, más aún en los casos en los que consigue salir de la vivienda. Pasado el episodio, generalmente, ningún sonámbulo puede recordar qué ha hecho.

¿Cuáles son las causas?

El origen del sonambulismo es desconocido, muchas veces se ha relacionado con estrés, ansiedad, falta de sueño, cansancio o fiebre.

Incluso la Universidad de Washington, ha asegurado que el sonambulismo es hereditario por un fallo en el cromosoma 20.

Consejos si tu hijo es sonámbulo

Ante un episodio de este trastorno, las personas que acompañan al sonámbulo deben mantener la calma y tranquilizarlo para guiarle hasta la cama con suavidad. No se debe gritar, asustar ni despertarle. En el caso de que el niño se levante y camine, hay que tener cuidado de que no tropiece o choque contra algunos objetos y pueda sufrir un accidente y, por supuesto, que no salga a la calle.

No hay ningún tratamiento establecido para tratar el sonambulismo, aunque para superarlo la persona debe mantener unos horarios de sueño regulares y dormir suficientes horas para descansar.

Además, la persona sonámbula no debería ingerir cafeína ni alcohol, sedantes u otras medicinas, en el caso de los adultos.

Cuando los episodios de este trastorno sean muy frecuentes, deberían retirarse de la habitación objetos peligrosos, cerrarse con llave las ventanas y poner una campanilla en la puerta para evitar sustos y alertar a otros habitantes de la vivienda. Lo más común es que el sonambulismo desaparezca en la adolescencia, aunque hay casos en los que persiste derivado de otras enfermedades como la apnea del sueño o el síndrome de las piernas inquietas.

En cualquier caso, si sospechas o tienes claro que tu hij@ es sonámbul@, nuestra recomendación es concertar una cita con el pediatra para explicarle su caso y que él pueda hacerle un análisis más detallado y seguimiento.