91 807 99 11
Salud y Familia

La inflamación de las encías durante el embarazo

La inflamación de encías o gingivitis es una de las dolencias más comunes durante el embarazo, sobre todo en el segundo trimestre de gestación. Los cambios hormonales de este periodo aumentan el flujo de sangre al tejido de las encías, provocando irritabilidad, inflamación o sangrado. Estos cambios también reducen la respuesta y defensa habitual de nuestro organismo a las bacterias por lo que es más común la aparición de infecciones en las encías.

La inflamación de las encías durante el embarazo

Entre algunas de las recomendaciones para prevenir la gingivitis en el embarazo se encuentran:

  • Buena higiene bucal:

    las embarazadas no pueden olvidar cepillar sus dientes al menos dos veces al día y completar este cepillado con el uso de hilo dental a diario. Durante la gestación es recomendable optar por un cepillo de dientes y dentífrico especial para la sensibilidad. Además, una vez al día se debe realizar un enjuague bucal con colutorio o agua tibia salada.
  • Visita al dentista:

    durante la gestación debería ser obligatorio un examen bucal en profundidad y una limpieza profesional.
  • Alimentación sana y en la medida de lo posible libre de azúcares,

    que dañan la salud bucodental.

Desde el momento en el que una mujer decide quedarse embarazada debe ir preparando y cuidando su boca para ese momento. No hay que esperar a la confirmación del embarazo para realizar estas prácticas de prevención.

Los síntomas que advierten de una gingivitis son encías enrojecidas, brillantes, inflamadas, aparición de llagas en la boca o sabor desagradable.

Ante estos síntomas lo más recomendable es visitar al dentista para un diagnóstico correcto que indique el tratamiento a seguir. No es bueno prolongar esta visita porque la gingivitis podría complicarse y conducir a la periodontitis, una enfermedad más grave de las encías.

Y lo más grave, en caso extremo de una infección de encías y un mal cuidado de la boca durante el embarazo puede provocar un parto prematuro o que el bebé nazca con un peso bajo.