902 15 16 17
Salud y Familia

Implantes mamarios: mitos y realidades

El pecho es una de las partes del cuerpo que más influencia tiene en el nivel de autoestima de muchas mujeres. Los cánones de belleza relacionados con el busto femenino han variado a lo largo de los años, pero se le sigue considerando el símbolo femenino por antonomasia. De hecho, la colocación de implantes mamarios es la operación estética más popular en todo el mundo.

Implantes mamarios: mitos y realidades - Vivaz Seguros

Sin embargo, el desconocimiento, el temor a entrar en un quirófano y los mitos que circulan alrededor de esta intervención han despertado siempre muchas dudas a algunas mujeres en el momento de tomar la decisión.

¿Quieres conocer cuáles son las verdades y mentiras de esos mitos?

  • Incompatibilidad con la lactancia materna:

    Las mujeres con implantes mamarios pueden hacer una vida completamente normal en todas las facetas, también a la hora de ser madres, por lo que no habría grandes inconvenientes para dar el pecho a sus bebes. Más si tenemos en cuenta que estos implantes han evolucionado mucho y se utilizan materiales que no dañan al cuerpo. Por tanto, no es incompatible la lactancia, aunque si dependerá de la colación concreta de este implante en cada caso.
  • Aumentan las posibilidades de cáncer de mama:

    Los implantes no producen efectos secundarios, ni cambios internos en el cuerpo femenino. Como cualquier mujer, las que tienen implantes mamarios deben seguir un control rutinario de detección precoz del cáncer de mama. Eso sí, siempre deben advertir de que tienen prótesis para que realicen tomas oblicuas o laterales en las mamografías o ecografías mamarias.
  • El postoperatorio duele mucho:

    Cualquier intervención quirúrgica conlleva un periodo de adaptación, pero los dolores no son tan fuertes ni largos como se puede pensar. Se trata de una operación ambulatoria que dura un promedio de dos horas y el proceso postoperatorio y retorno a las actividades laborales depende del tipo de trabajo y situación de cada persona.
  • Pueden explotar en un avión:

    Los implantes no se rompen con los cambios de presión que pueden experimentar al estar en un avión. Sí que pueden desgastarse con los años e incluso romperse debido a un accidente grave o un traumatismo severo. Ante cualquier problemática se debe acudir al médico lo antes posible para informarle del problema y prevenir daños mayores.

Antes de dar el paso y realizarte una intervención en el pecho, trata de estar bien informada. Elige un profesional en medicina estética que resuelva todas tus dudas y que te aporte confianza para sentirte más segura.