Para vivir más y mejor llevar una vida saludable es fundamental.

Cuidar de ti y de los tuyos siguiendo estas recomendaciones tendrá un impacto muy positivo en salud.

Recomendaciones que van a ayudarte a mejorar tu calidad de vida

Recomendaciones que te ayudarán a mejorar tu calidad de vida - Vivaz Seguros

Cambiar es complicado y nadie quiere salir de su zona de confort.

Hemos intentado ir al gimnasio, creer más en nosotros mismos, salir a divertirnos más, gastar menos… Cada inicio de año todos escribimos una larga lista de deseos y propósitos saludables que sabemos perfectamente que no vamos a cumplir, pero ¿sabes? Todo pasa por tener fuerza de voluntad, que siempre parece brillar por su ausencia. ¿Quién no quiere mejorar su calidad de vida, pero no sabe cómo hacerlo? Y no nos referimos solamente a cuidar tu salud física y la de los tuyos con un seguro de salud familiar, sino también a cuidarte mentalmente y a cultivar aquello que te hace feliz. Aquí te damos una serie de recomendaciones para iniciar ese cambio que te ayudará a lograrlo.

Miedo, el gran asesino de los sueños

Alguien dijo una vez que el miedo es el gran asesino de los sueños. Por eso hay que enfrentarse a él. Pero, te preguntarás: ¿cómo hacer las cosas si el miedo me paraliza? La respuesta no es otra que, simplemente, hacerlas, incluso con miedo. Para prepararte prueba el ejercicio de ponerte frente al espejo y decirte todo lo que te aterroriza en voz alta. Al final, cuando vayas logrando tus propósitos y mires atrás, te darás cuenta de que no era para tanto y empezará un cambio dentro de ti: cada vez tendrás más confianza en ti mismo. Jamás dejes que el miedo te paralice. Enfréntalo, valdrá la pena.

Ríe y haz cosas que te hagan feliz:

No hay mejor medicina que la risa, una verdad como una catedral. Piensa la última vez que viste una comedia: ¿cómo te sentías después? Seguro que aún recuerdas los momentos graciosos de esa película, pues va de eso:

  • De disfrutar de cosas que nos hagan reír: comedias, leer chistes, vídeos graciosos, etc.
  • De entrar a formar parte de situaciones graciosas:disfrazarnos en carnaval, contar un chiste…
  • Intentar ver siempre el lado positivo y gracioso de las cosas.
  • Rodearnos de gente alegre y evitar a las personas tóxicas.

La risa es una herramienta maravillosa que nos ayuda a socializar. No en vano, nos sentimos atraídos por las personas que nos hacen reír. Además, liberamos endorfinas, la hormona de la felicidad: la segregamos cada vez que nos reímos y, cuanto mayor es la risa, mayor es la liberación de esta hormona. Aunque no es la única sustancia que se libera con la risa, porque también están la dopamina y la serotonina, dos sustancias que nos ayudan a combatir la depresión y la ansiedad.

Hacer cambios y buscar esos momentos de placer

  • Mantén la limpieza y el orden en tu hogar y decóralo con cosas que te hagan sentir feliz: el color que tanto te gusta, tus peluches favoritos, ese estilo de cuadro que te relaje al contemplarlo, etc.
  • Date un capricho de vez en cuando: una cervecilla con tus amigos, una onza de chocolate…
  • Planea un viaje cada 6 meses: no tiene por qué ser un todo incluido en Punta Cana, puede ser una escapada a un pueblo pequeño o disfrutar de la costa más cercana a tu casa un fin de semana.
  • "Cambio de look": la legendaria diseñadora de moda Coco Chanel dijo una vez que "la mujer que se corta el pelo está a punto de cambiar su vida". Verte con una nueva imagen te hará ver la vida de otra manera.
  • Disfruta de un baño relajante una vez a la semana.
  • Haz un esfuerzo real por ser menos egoísta: El ser humano es egoísta por naturaleza, se mueve por su propio interés y utiliza ese egoísmo como mecanismo de autodefensa para mantener el equilibrio interior y su supervivencia, El problema viene cuando esa necesidad se convierte en exceso y perdemos la razón. Intenta controlar esos impulsos y ponte en el lugar del otro.
  • Deja las tecnologías a un lado un ratito todos los días: disfruta del entorno que te rodea.
  • Aprecia a las personas que te acompañan en tu día a día: Damos por supuesto que siempre van a estar ahí, pero no será así toda la vida. Pasa tiempo con ellos, todos lo agradeceréis.
  • Aumenta tu actividad física y apuesta por una alimentación saludable. Incorporar hábitos saludables a tu rutina diaria te hará sentirte mejor y estar más feliz.

Haz un repaso de tu vida, de cómo la estás llevando, vive en el momento y ¡no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy! Establece objetivos que puedas conseguir, ármate de valor y sigue siempre hacia adelante. Escucha tus instintos. Valdrá la pena.