91 807 99 11
Salud y Familia

Tratamiento para el acné, la afección dermatológica más común

El acné es una enfermedad de la piel que provoca la inflamación e infección del poro folicular (orificio de salida del pelo) y da lugar a la aparición de granos y espinillas.

Aunque los que más sufren por esta dolencia son los adolescentes, puede afectar a personas de cualquier edad. De hecho, el acné es la afección dermatológica más común y supone un 25% de las consultas al dermatólogo, según la Asociación Española de Pediatría (AEPED).

Tratamiento para el acné - Vivaz Seguros

¿Qué causa el acné?

Aunque no hay un origen concreto para la aparición de estas lesiones en la piel, hay varios factores que influyen:

  • Cambios hormonales:

    La pubertad, la menstruación o el embarazo dan lugar a la aparición de este trastorno al aumentar la actividad de las glándulas sebáceas. Además, comenzar a tomar píldoras anticonceptivas o abandonar el tratamiento puede alterar el equilibrio hormonal y, en consecuencia, empeorar el estado de la piel.
  • Factor hereditario:

    La predisposición a padecer acné puede estar en los genes, aunque no siempre tiene por qué surgir. Eso sí, aunque prevenirlo es difícil porque no se puede detectar hasta que no aparecen los primeros granos, sí que se debe controlar en cuanto asoman las primeras manifestaciones.
  • Algunos medicamentos:

    Los barbitúricos, los esteroides o el litio pueden provocar, como efecto secundario, la aparición de acné.
  • Productos inadecuados:

    El uso de maquillajes y cremas hidratantes no adecuados a cada tipo concreto de piel conlleva en muchas ocasiones acné.

Variantes del acné

Aparte de los típicos puntos blancos y negros, también hay otras lesiones relacionadas con el acné como las pápulas, de color rosado y sin pus; las pústulas, indoloras, más pequeñas y redondeadas; los nódulos y quistes, que son inflamaciones profundas de la piel muy dolorosas, y el acné conglobata, que brota en espada, glúteos, pechos y hombros.

Prevención y tratamiento

Llevar una higiene adecuada y cuidar la selección de productos faciales son indispensables para prevenir el acné y evitar su aparición. Además, la paciencia es indispensable en el tratamiento por lo que no se deben pellizcar los granos y espinillas. También se debe seguir una alimentación sana y equilibrada, evitar la excesiva exposición al sol y, en el caso de los hombres, afeitarse la barba con cuidado, aplicando agua y jabón antes de la crema.

Los casos más graves deben tratarse con antibióticos y, sobre todo, lo más importante es que el tratamiento empiece con los primeros signos. Las lesiones pueden dar lugar a cicatrices que, si no se previenen a tiempo, dejarán marcas para siempre.

Recuerda que, si tienes contratado un seguro Vivaz Esencial o Completo, puedes ir al dermatólogo siempre que lo necesites y que así pueda analizar en detalle tu caso para valorar si es necesario o no someterte a algún tratamiento.