902 15 16 17
Salud

Demencia senil: síntomas y tratamiento

La demencia senil es un deterioro de la capacidad mental que con un tratamiento adecuado puede mejorar, en función de las causas que han ocasionado la enfermedad. Uno de los tipos más comunes de demencia es el Alzheimer, una enfermedad incurable y terminal.

Demencia senil: síntomas y tratamiento

Los olvidos en el día a día y los fallos en la capacidad de razonar se corresponden con el Deterioro Cognitivo Leve (DTL), muy común en las personas mayores, pero no en todos los casos derivan en la demencia.

Síntomas de la demencia senil:

  • Pérdidas de memoria: Se comienzan a olvidar citas, tareas e incluso el nombre de familiares cercanos o de fechas significativas. Los enfermos repiten con mucha frecuencia preguntas del tipo: ¿qué hora es?, ¿quién eres?
  • Desorientación: Incluso en su propia casa, un enfermo con demencia senil se puede preguntar dónde está o qué hace allí. Olvidan también trayectos que solían hacer con bastante asiduidad.
  • Torpeza en los movimientos: Aumenta la dificultad para llevar a cabo acciones cotidianas como cocinar, conducir o escribir, apareciendo problemas de coordinación física y equilibrio.
  • Dejadez: Los enfermos pierden interés por cosas que antes les gustaban, adoptando un estilo de vida sedentario. En algunos casos, incluso, presentan síntomas de fatiga sin realizar esfuerzo alguno.
  • Cambios en la personalidad: La persona enferma comienza a tener comportamientos extraños en la forma de relacionarse con su entorno.

Tratamiento y prevención

La demencia senil la puede diagnosticar un médico de familia que, en función de la gravedad, podrá derivar a un neurólogo, que indicará el tratamiento más adecuado para paliar los efectos. A día de hoy, no existe una cura efectiva. Por tanto, la prevención, mediante un estilo de vida saludable, es fundamental, conviene caminar y realizar actividad física con regularidad, evitar el sobrepeso, controlar enfermedades como la diabetes o la hipertensión, llevar una alimentación sana, mantener una vida social activa y ejercitar la capacidad intelectual.

El Informe mundial sobre el Alzheimer 2015 sitúa a España en la tercera posición de los países con más casos de demencia senil, que afecta a un 6,3% de las personas mayores de 60 años. ¿Tus mayores tienen alguno de estos síntomas? Si es así, no dudes en acudir a un especialista.