902 15 16 17
Salud

Mitos y realidades del orgasmo femenino

¿Existe el orgasmo femenino? ¿Todas las mujeres pueden ser multi-orgásmicas? ¿Sin orgasmo no se disfruta de la relación sexual? Actualmente, siguen existiendo muchos mitos y creencias erróneas sobre el orgasmo femenino, que en muchas ocasiones limitan el pleno disfrute sexual.

Mitos y realidades del orgasmo femenino

Una de las dudas más frecuentes es si se puede disfrutar de una relación sin necesidad de alcanzar el orgasmo. La respuesta es sí, se puede. Se suele pensar que, si una mujer no tiene un orgasmo, no disfruta del sexo, pero el placer depende mucho de cada persona y de la complicidad del encuentro sexual. No tener orgasmos en una relación tampoco es sinónimo de que no exista química entre la pareja, pues a veces la ansiedad, el estrés o la falta de experiencia pueden jugar malas pasadas. Los gemidos o gritos de una mujer tampoco son una señal de que tenga un orgasmo o de que éste sea mejor, también puede haber orgasmos silenciosos.

Otras de las creencias erróneas es pensar que no existe el orgasmo femenino sin la penetración o la estimulación del clítoris; que es necesaria una pareja, sea del sexo que sea, para experimentar lo que los franceses llaman la petit mort, o que los orgasmos en pareja deben ser simultáneos para obtener un pleno disfrute. Si sucede es muy placentero, pero se puede disfrutar mucho del orgasmo del otro sin necesidad de tenerlo a dúo.

Otra de las principales inquietudes es si la capacidad multi-orgásmica es posible en todas las mujeres. Lo cierto es que sí, pero requiere un entrenamiento sexual y no todas las mujeres tienen la misma habilidad para lograrla. Es más, a veces, la exigencia de ser multi-orgásmica puede llevar a la no satisfacción sexual. Tener más orgasmos no es símil de tener un mayor disfrute, para algunas mujeres tener un solo orgasmo o incluso ninguno también es placentero.

En caso de duda, la mejor recomendación es preguntar a un especialista para determinar qué es mito y qué realidad y disfrutar así de la sexualidad sin imponerse límites.