902 15 16 17
Salud

Consejos para reducir el colesterol

El colesterol es una sustancia esencial para el organismo, que se encuentra de forma natural y se crea en el hígado, aunque una pequeña cantidad procede de la alimentación. El colesterol solo se convierte en un problema cuando el nivel en sangre es excesivo al provocar la acumulación de grasa en las arterias. Una situación cada vez más frecuente en España, donde más de la mitad de la población tiene el colesterol por encima del nivel de riesgo, 200mg/dl, según el estudio ENRICA 2012.

Consejos para reducir el colesterol

A continuación, te contamos algunos consejos para mantener a raya el colesterol:

  • Apuesta por una vida activa: abandona el sedentarismo y practica actividad física de forma regular para crear unos hábitos de vida saludables. El ejercicio físico aumenta el gasto energético y, por lo tanto, el consumo de grasas. En función de las personas puede variar, pero el mínimo establece caminar a paso rápido entre 30 y 40 minutos al día. Además se debe realizar dos veces a la semana un ejercicio más fuerte.
  • Sigue una dieta saludable: planifica lo que vas a comer cada semana con una dieta variada y equilibrada en la que destaquen las hortalizas, frutas, pescado azul, aceite de oliva y frutos secos. Por supuesto, deberás limitar al máximo la ingesta de grasas saturadas, carnes rojas, embutidos, bollería, lácteos o salsas.
  • Incluye alimentos reductores de colesterol: como los lácteos enriquecidos con esteroles vegetales. Eso sí, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya ha advertido que no todos estos productos son iguales ni están recomendados para todas las personas. En concreto, embarazadas, lactantes y menores de cinco años no son un público apto para el consumo de estos productos.

En cualquier caso, lo más importante es ponerte en manos de expertos. Si te preocupa tu nivel de colesterol, no dejes pasar el tiempo y pide cita con tu médico de cabecera para que te haga un análisis completo de sangre y pueda valorar si ponerte un tratamiento o, si fuera necesario, incluso derivarte a un cardiólogo.