91 807 99 11
Nutrición

Por qué debes incluir las algas marinas en tu dieta

¿Sabías que 8 gramos de algunas especies de algas poseen más hierro que 100 gramos de solomillo? Estos vegetales son ricos en hidratos de carbono, proteínas, fibra y vitaminas (A, B, C y E), estimulan el tránsito intestinal, sacian... y aportan hierro, algunas incluso en más cantidad que la carne, el pescado, las espinacas o las lentejas.

Por qué debes incluir las algas marinas en tu dieta

Las algas marinas se pueden consumir tanto en comidas como en bebidas y ayudan a revitalizar nuestro organismo y mantener una buena salud por su aporte en nutrientes básicos.

¿A qué esperas para conocer los beneficios de las algas?

  • Contienen fenilalanina, un aminoácido que reduce el apetito y ayuda a acelerar el metabolismo haciéndonos eliminar toxinas y perder peso.
  • Producen saciedad porque al consumirlas entran en contacto el agua de nuestro cuerpo, lo que hace que aumenten su tamaño.
  • Aportan unas fibras esenciales para el sistema digestivo, e estimulando su funcionamiento y permitiendo la eliminación del exceso de grasa del organismo.
  • Estas plantas marinas son ricas en vitaminas y minerales: contienen vitamina A, B1, B2, C, D, E y K, además de potasio, fósforo, yodo, hierro, fibra, sodio y pequeñas cantidades de proteínas vegetales.
  • ¡Contienen mucho calcio! Las algas marinas son uno de los alimentos que más cantidad tienen de este mineral esencial para la nutrición y la salud general de tu cuerpo, incluso diez veces más que la leche.
  • Fortalecen el sistema inmune y previenen numerosas enfermedades por sus propiedades antivíricas, antiinflamatorias e inmunomoduladoras.
  • Las algas son quelantes, eso quiere decir que tienen la capacidad de absorber toxinas y metales pesados acumulados en el organismo y expulsarlos del cuerpo.
  • El alga Azul Klamathy (conocida como Espirulina) destaca por su riqueza en clorofila, que activa una enzima en el cuerpo que produce la asimilación de los nutrientes para convertirlos en energía; además, ayuda en la purificación de la sangre e incrementa la hemoglobina y el rendimiento muscular.
  • Estimulan la flora bacteriana y regulan las funciones estomacales, además de combatir la anemia, en especial la variedad de algas llamada Nori.

Eso sí, no todas las personas deben incluir las algas en su dieta, sobre todo aquellos que padecen hipertiroidismo, personas muy nerviosas o muy delgadas, debido a su alto contenido de yodo. Tampoco deben ser consumidas por personas que sufran de hipertensión, por tener alto nivel de sodio.

Si no sueles consumir algas habitualmente en tu dieta y quieres empezar a introducirlas, es recomendable que consultes antes a tu médico de Vivaz, para que te indique las recomendaciones para su consumo y si deberías o no comerlas.