902 15 16 17
Nutrición

Snacks saludables para media tarde

Adelgazar siempre conlleva seguir una dieta de cinco comidas ligeras al día, en las que el almuerzo y la merienda son imprescindibles. Una rutina en la que no tiene cabida el picoteo entre horas, que en vez de cinco eleve a seis o más las comidas diarias.

Snacks saludables para media tarde

Además de engordar, el picoteo no es bueno para la salud. Mucho peor, incluso, si el tentempié es rico en grasas saturadas y azúcares, ya que podemos superar el límite de los seis terrones de azúcar diarios, que establece como recomendación la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) .

Entonces, ¿qué alimentos son aconsejables para la merienda? Es un buen momento para completar las raciones diarias recomendadas de frutas, cereales y lácteos. Algunas alternativas de snacks saludables para media tarde son:

1. Yogur con frutos secos: Opta siempre por la opción de 0% en materia grasa. Si eliges sabor natural puedes acompañarlo de fruta fresca o cereales. Así, aunarás los beneficios de los lácteos con los de la fibra.

2. Porridge de avena. Para su elaboración, primero se calienta leche a fuego rápido a la que se añaden algunos copos de avena y se mantiene a fuego medio. A continuación, se tapa y se deja cocer durante unos diez minutos. Después, se le pueden incorporar algunos trozos de fruta o frutos secos; eso sí, nunca salados, sino naturales o tostados.

3. Brochetas de frutas: Pelarlas, trocearlas y colocarlas en las brochetas no lleva más que unos minutos y la merienda estará colmada de vitaminas y minerales. Pero, ten cuidado, no todas las frutas tienen el mismo contenido calórico.

4. Smoothie de frutas: En un vaso de batidora se coloca fruta troceada y un yogur de soja. Se bate hasta lograr una mezcla uniforme con la fruta completamente deshecha. Añade hielo y, otra vez, bate hasta que se deshaga.

5. Sándwich integral: Si el cuerpo pide algo más consistente, la mejor opción es elaborar un sándwich de pan integral con pavo y queso light.

La merienda siempre debería tomarse a media tarde, cuando ya haya transcurrido un tiempo para haber digerido la comida de mediodía, pero no demasiado tarde para quitar las ganas de la cena. Y, por supuesto, hay que prestar atención a las cantidades, un exceso podría derivar en demasiadas calorías o anularía el hambre para la cena.