Manifiesto Vivaz,
por una alimentación saludable

En general, no comemos bien. La mala alimentación se ha convertido en el mundo desarrollado en un problema de salud pública de primer orden. España es uno de los países representativos de la dieta mediterránea y, sin embargo, más de la mitad de los ciudadanos españoles tienen exceso de peso incluyendo uno de cada tres niños.
En Vivaz, siempre hemos considerado que tan importante como curar es prevenir. Por ello hacemos público el Manifiesto Vivaz, por la Alimentación Saludable. Este documento elaborado por Juan Revenga, nutricionista asesor de Vivaz, recoge los principios sobre la alimentación que seguiremos y fomentaremos como marca y una serie de consejos para que todos, con pequeños gestos y cambios de hábitos en nuestro día a día, podamos revertir la actual situación y mejorar nuestra salud y calidad de vida.

Descargar Manifiesto
(formato pdf)

Antes que empezar a hacer las cosas “bien” es mucho más sencillo, el dejar de hacer las cosas mal. Por eso, los compromisos de Vivaz comienzan con una declaración de intenciones que se propone

NO hacer:
  1. 1. No vamos a poner el acento en los nutrientes aislados, sino en los alimentos.
  2. 2. No vamos a expresar las recomendaciones dietéticas haciendo referencia a las calorías de los alimentos, sino a su calidad nutricional.
  3. 3. No expresaremos las recomendaciones en virtud del consumo de raciones/día o raciones/semana, sino en base a la importancia relativa de cada grupo de alimentos.
  4. 4. No apelaremos a variables como el peso ni la estética como motores principales de los cambios dietéticos.
  5. 5. No impulsaremos la realización de dietas.
  6. 6. Evitaremos recomendaciones genéricas y vacías de contenido.
Y, lo que vamos a hacer:
  1. 1. Basaremos todas nuestras recomendaciones en el máximo nivel de evidencia científica.
  2. 2. Nos comprometemos con un estilo de divulgación veraz y riguroso.
  3. 3. Promovemos los hábitos de vida saludable y las estrategias necesarias para su consecución.
  4. 4. Observaremos de forma amplia las cuestiones alimentarias teniendo los asuntos psicológicos, económicos, sociales y medioambientales.
  1. 5. Promoveremos un patrón de alimentación que de importancia a la presencia de alimentos de origen vegetal.
  2. 6. Dedicaremos una especial atención a los trastornos de la conducta alimentaria de especial relevancia en nuestro entorno.
  3. 7. Serviremos de altavoz para denunciar la proliferación de mitos relacionados con la dietética y la nutrición.
  4. 8. Resaltaremos la importancia en este terreno de aquellos sanitarios que debieran ser los referentes en estas materias, tales como los profesionales de la nutrición humana y dietética y los profesionales de la psicología.
  5. 9. Fomentaremos un patrón de alimentación basado en alimentos sin procesar o mínimamente procesados. Al mismo tiempo que aquellos alimentos de temporada.
  6. 10. Daremos el valor que se merece a “la cocina” como eje central de los hábitos dietéticos domésticos.
  7. 11. Promoveremos las mejores prácticas de seguridad alimentaria.
  8. 12. Instaremos a nuestras autoridades públicas a mejorar las actuales campañas para la promoción de hábitos de vida saludable entre la ciudadanía.
  9. 13. Propondremos el uso de aquella tecnología que nos ayude en la consecución de nuestras metas y en la toma de decisiones.
  10. 14. Adoptaremos una postura de particular atención y protección con dos colectivos especialmente sensibles.
  • Si es tu caso, da el pecho a tu bebé, al menos y si puedes durante los 6 primeros meses.
  • Incluye, como mínimo, 5 raciones entre frutas verduras y hortalizas al día.
  • Cocina lo que comes. Las personas, y más aún las familias en las que se más se cocina tienen mejores patrones alimentarios.
  • Cuando comas, hazlo de forma consciente. Lo mejor es “compartir” el momento de la comida con otras personas.
  • Cuando tengas sed, bebe agua.
  • Huye de los ultraprocesados: cuantos menos, mejor.
  • Ve a los mercados, y no sólo al supermercado.
  • Olvídate de “La pirámide de los alimentos” que probablemente tendrás en la cabeza y quédate con los mensajes de cualquiera de estas otras dos guías alimentarias:
    • Plato de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.
    • Triángulo invertido flamenco (Bélgica).
  • Y así, todos los días. Nunca se va tratar de “perder kilos”, sino de ganar (buenos) hábitos.
Compártela: