Las recetas
saludables de
Juan Revenga

Gratén de patatas y pimientos del piquillo

Receta de gratén de patatas y pimientos de piquillo por Juan Revenga - Vivaz Seguros
raciones
Preparación 40'
Total 60'

Las recetas
saludables
de Juan Revenga

Ingredientes

4 Patatas medianas
Medio kilo de pimientos del piquillo asados y sin piel (unos 15)
Dos dientes de ajo
Dos unidades de pimienta cayena

Para la bechamel:

750 ml de leche entera
Una cucharada de harina
Nuez moscada y sal
Aceite de oliva

Preparación

Si los piquillos son de bote, lávalos bajo el chorro de agua con un escurridor de cocina y, si es el caso, elimina las posibles pepitas de su interior. Si son frescos, previamente tendrás que asarlos en el horno, quitarles la piel y despepitarlos. Reservar.

Pela y filetea los dientes de ajo y deja que se doren en una sartén con tres cucharadas de aceite de oliva y las dos guindillas cayenas. Cuando adquieran color añade los piquillos bien escurridos y sofríelos unos 10 minutos.

Mientras, lava, pela y corta las patatas en rodajas finas de unos 0,5 cm (aquí una mandolina es de especial ayuda). Fríe estas rodajas en abundante aceite caliente hasta que empiecen a dorarse. Reserva y sala conforme las vayas haciendo.

En un molde de horno cuadrado o rectangular prepara un "milhojas" con patata y pimientos. Empieza con una primera capa de patatas, luego pimientos y así sucesivamente hasta acabar con una capa de pimiento. Es interesante que rompas y “abras” los pimientos para que estos formen una sola capa y no una doble.

Para la bechamel, dora sin dejar de revolver con una varilla de cocina la harina en un cazo con un poco de aceite caliente. Cuando haya adquirido color, y sin dejar de revolver, añade la leche poco a poco a medida que la salsa vaya adquiriendo textura. Sala y añade nuez moscada al gusto.

Cubre el milhojas con la salsa bechamel hasta cubrirlo ligeramente. Introduce el molde en la fuente de horno (precalentado a 200º C) y hornea unos 20 a 30 minutos hasta que se gratine (tueste) la bechamel.

Mensajes interesantes

• A pesar de disfrutar de pimientos rojos en conserva durante todo el año, la ventana temporal de la cosecha de los pimientos del piquillo con denominación de origen protegida es especialmente estrecha: desde mediados de septiembre hasta el mes de noviembre.

• Aunque es un producto que "acepta" bastante bien el embotado o enlatado, en lo que refiere a sus cualidades sensoriales de sabor, olor y textura, es preciso invitar con especial hincapié a probarlos recién asados, a poder ser en horno de leña, tal y como se hace en las localidades que albergan la DOP Pimiento del Piquillo de Lodosa, que son: Andosilla, Azagra, Cárcar, Lerín, Mendavia, San Adrián, Sartaguda.

• Sobre la salsa bechamel, merece la pena apuntar que su origen, a ciencia cierta europeo, es motivo de acaloradas discusiones. No obstante, todas las teorías parecen coincidir en su ascendencia francesa. Tampoco cabe la menor duda de que se trata de una salsa básica, elemental incluso, sin la que sería imposible entender la tradición culinaria de muchos países de este continente.

• En cuanto la receta en su conjunto, hay que reconocer que se trata de una preparación laboriosa con varias elaboraciones, pero ninguna de ellas difícil o complicada. Reservándola para un día de fiesta, es una de esas recetas en las que la casa termina oliendo a hogar, que es lo que suele suceder cuando se cocina con fundamento.

Compártela: