Para vivir más y mejor llevar una vida saludable es fundamental.

Cuidar de ti y de los tuyos siguiendo estas recomendaciones tendrá un impacto muy positivo en salud.

¿Lactancia materna o artificial?

¿Lactancia materna o artificial? - Vivaz Seguros

La lactancia es uno de los eternos dilemas que rodea a los recién nacidos a la hora de tomar la decisión de optar por leche materna o artificial para su alimentación.

Para madres que pasan poco tiempo en casa, amamantar a su bebé puede ser complicado y lo mejor es decantarse por la leche artificial. Pero ésta carece de muchos de los beneficios que aporta la lactancia materna a la salud del bebé y de la madre, como los siguientes:

  • Mayor aporte nutricional: La leche materna contiene vitaminas, hormonas, hidratos de carbono y más de 200 tipos diferentes de moléculas de azúcares y anticuerpos que protegen al bebé de ponerse enfermo en sus primeras semanas de vida.
  • Propiedades inmunológicas: Este gran aporte de nutrientes ayuda a reducir la probabilidad de que el bebé sufra diarrea, catarros, bronquiolitis o alergias durante el periodo de lactancia.
  • Dar el pecho adelgaza: La lactancia materna favorece que la madre pierda calorías y grasas acumuladas después del parto, ya que la producción de leche supone un gasto energético para el que el organismo de la madre se ha ido preparando por anticipado durante el embarazo. Así lo recoge el manual 'Lactancia materna: guía para profesionales' del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEPED).
  • Más rápido y económico: Si das el pecho a tu bebé no tienes que perder tiempo en hervir agua y esperar a que se enfríe, y, además, ahorras el dinero que te gastarías en leche artificial.

Leche materna, ¿hasta cuándo?

Alimentar al bebé exclusivamente mediante lactancia materna es recomendable durante sus seis primeros meses de vida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La misma institución sugiere que una vez pasado ese período, además de leche, hay que incorporar alimentos complementarios (verduras, carne o fruta), primero en papillas, luego triturados o cortados en trozos pequeños y, a partir de los 12 meses, en trozos más grandes.

La correcta alimentación de tu bebé en los primeros meses es fundamental para prevenir enfermedades y favorecer un desarrollo adecuado. Aunque en ocasiones la leche artificial puede ser más cómoda, para un mayor bienestar del bebé apuesta, en la medida de lo posible, por la leche materna o intenta intercalar ambas en las diferentes tomas.